Artículos

El comportamiento de nuestro perro y su lenguaje

El perro está continuamente emitiendo señales, intenta comunicarse e indicarnos como le está afectando el entorno en cada momento.

El perro está continuamente emitiendo señales, intenta comunicarse e indicarnos como le está afectando el entorno en cada momento.

El comportamiento de nuestro perro

Cuando obtenemos un perro, nosotros tenemos la opción de elegir siempre como nos vamos a comportar con él, y el perro, nos indicará en todo momento como le afecta nuestra manera de dirigirnos a él.

El perro es un animal que continuamente está emitiendo señales, y el conjunto de estas señales forman su lenguaje no verbal.

La naturaleza les ha dado la posibilidad de desarrollarlo, de tal forma que cualquier perro de cualquier país, es capaz de comunicarse de la misma manera, es decir, todos se expresan a través del mismo lenguaje gestual.

Nosotros no disponemos de esa unidad de lenguaje, cantidad de lenguas nos separan y nos hacen tener un medio de comunicación diferente según el país donde nos encontremos.

Cuando se obtiene un cachorro, son pocas las señales que puede hacer, nace con algunas señales innatas, como es el bostezo, pero todas las demás deberá irlas adquiriendo.

Lo mejor que se puede hacer con un cachorro es que se relacione con todo tipo de perros, y darle la oportunidad de aprender su medio de comunicación.

Hay que tener en cuenta que la calle es una escuela, pero en esta escuela se aprende tanto lo bueno como lo malo, por ello el propietario deberá ir limpiando todo lo malo del aprendizaje de su perro y permitir que solo permanezca lo bueno.

La relación del hombre y su perro afecta al comportamiento de este último. Muchas señales del perro no son bien interpretadas, y de forma inconsciente, reforzamos ciertas conductas.

Cualquier refuerzo que hagamos a nuestro perro en medio de una conducta no adecuada, estaremos reforzando esa conducta, precisamente nosotros, los dueños, los que deseamos eliminarla.

Cualquier voz, contacto, gesto, etc, puede reforzar de forma inconsciente una conducta, y de ahí que en el futuro, tengamos un perro ladrador, un perro miedoso, ansioso, con estrés, agresivo, hiperactivo, etc.

Por lo que sacamos en conclusión, que nuestro perro por mas que se esfuerce en realizar gestos e intentar comunicarse con nosotros, existen tales errores de interpretación, que sin querer y sin darnos cuenta, potenciamos o reforzamos conductas antisociales.

Pensarlo bien, si intentamos hablar con un extranjero que no sabemos nada de su idioma, ni él del nuestro, cualquier gesto puede dar lugar a malas interpretaciones.

Muchas de las conductas antisociales que tienen los perros provienen de esta mala interpretación.

Fdo: Carlos Calatayud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>